Estudio propone el uso de la cámara y flash de los móviles para medir el nivel de oxígeno en la sangre

0


En una clínica, los médicos controlan la saturación de oxígeno con oxímetros de pulso, esos instrumentos con clips que se colocan sobre la punta del dedo o la oreja. 

Una alternativa doméstica, propuesta por investigadores de las universidades estadounidenses de Washington y California en San Diego, demostraron que se puede aprovechar la cámara y flash de un móvil para detectar niveles de saturación de oxígeno en la sangre de hasta el 70 %. Este es el valor más bajo que los oxímetros de pulso deberían poder medir, según la normativa sanitaria norteamericana.

Un oxímetro casero basado en el móvil

La técnica propuesta consiste en que los participantes coloquen el dedo sobre la cámara y el flash de un teléfono inteligente, que utiliza un algoritmo de aprendizaje profundo para descifrar los niveles de oxígeno en la sangre. Una vez que el equipo entregó una mezcla controlada de nitrógeno y oxígeno a seis sujetos, con el fin de reducir artificialmente sus niveles de oxígeno en la sangre, el teléfono inteligente predijo correctamente si el sujeto tenía niveles bajos de oxígeno en la sangre el 80 % de las veces.

“Otras aplicaciones para teléfonos inteligentes que hacen esto se desarrollaron pidiendo a las personas que contuvieran la respiración. Pero las personas se sienten muy incómodas y tienen que respirar después de aproximadamente un minuto, y eso es antes de que sus niveles de oxígeno en la sangre hayan bajado lo suficiente como para representar la gama completa de datos clínicamente relevantes”, comentó el coautor principal de este proyecto, Jason Hoffman. “Con nuestra prueba, podemos recopilar 15 minutos de datos de cada sujeto. Nuestros datos muestran que los teléfonos inteligentes podrían funcionar bien en el rango de umbral crítico”, agregó.

Existen cuadros clínicos que demandan el monitoreo constante de este indicador de salud. Frente a esto, el principal beneficio brindado por esta propuesta es su alta accesibilidad y asequibilidad, considerando que gran parte de la población del mundo cuenta con acceso a un teléfono móvil, lo que reduce la necesidad de adquirir equipamiento extra. “De esta manera, podría tener múltiples mediciones con su propio dispositivo sin costo o a bajo costo”, dijo el coautor de este estudio, el Dr. Matthew Thompson. “En un mundo ideal, esta información podría transmitirse sin problemas al consultorio de un médico. Esto sería realmente beneficioso para las citas de telemedicina o para que las enfermeras de triaje puedan determinar rápidamente si los pacientes necesitan ir al departamento de emergencias o si pueden continuar descansando en casa y programar una cita con su proveedor de atención primaria más tarde”.

La cámara se encarga de registrar cuánto absorbe la sangre la luz del flash en cada uno de los tres canales de color que mide: rojo, verde y azul. Estas mediciones de intensidad son procesadas por el modelo de aprendizaje profundo que impulsa este sistema, que tras realizar ensayos en una primera instancia con seis participantes, tres mujeres y tres hombres de entre 20 y 34 años, arrojó buenos resultados, en comparación con oxímetros de pulso utilizados simultáneamente para comparar.

El reporte de este proyecto fue publicado por el equipo en la publicación Npj Digital Medicine de Nature.



Source link